Esta página WEB está exponiendo la auténtica justicia que tenemos en España. No la que permite que se dicten a diario resoluciones injustas – ello podría requerir una enciclopedia -,     sino aquella que muestra como son y que se comportan realmente los jueces españoles, conocedores de que hagan los que hagen no les sucederá nada.    

Hay tantos ejemplos que la justicia española de impunidad con la pueden destrozar la vida, honra, libertad, patrimonio y salud de cualquiera de nosotros.

La Justicia española no está a la altura de lo que un estado de Derecho demanda.    

Ante una medida que yo quería que un compañero letrado tomara contra el abuso de poder de un Juez, siempre voy a recordar incrédulo el día en que este colega dijo:  “Si yo hago lo que usted me pide NO VOLVERE A GANAR UN CASO EN ESTA PLAZA!”

Ese no es nuestro estilo  en UN€LEX…

Prevaricación judicial es un  delito que consiste cuando un Juez dicta una resolución arbitraria  a sabiendas que dicha resolución es injusta (Sentencia, Auto, Providencia). Es un delito grave pues implica el abuso de autoridad por parte de quienes gozan de una posición jurídica que les confiere un poder especial. A más poder, mayor gravedad del delito. Es por lo tanto lógico que cuando quien prevarica es un juez nos hallemos frente a un caso muy grave.

Quien debe estimar si un juez ha prevaricado es otro juez y el Departamento Disciplinario del CGPJ. Ello comporta el riesgo de que un corporativismo mal entendido pueda vaciar de contenido este tipo delictivo. Es por ello legítimo defender que el delito de prevaricación judicial sea juzgado a través de la institución un jurado independiente….. Pero en España no existe.

A efectos de PENALIDAD, el código penal distingue cuatro modalidades:

  1. Sentencia injusta contra el reo en causa criminal por delito y se ha ejecutado.
  2. Sentencia injusta contra el reo en causa criminal por delito que no se hubiese ejecutado.
  3. Sentencia injusta contra el reo dictado en proceso de falta.
  4. Cualquier otra sentencia o resolución injusta. En este último supuesto se comprenden las sentencias o resoluciones dictadas en procesos distintos de los penales, o en estos favorables al reo.

Dicha actuación de la prevaricación judicial  también es una manifestación de un abuso de autoridad. Está sancionada por el Derecho penal, y disciplinario (LOPJ)  que busca la protección tanto del ciudadano como de la propia Administración.